bet365


El tilt, el peor enemigo del jugador

¿Qué es el tilt?

El tilt es ese estado de frustración, indignación o rabia que se siente cuando tras haber apostado de manera correcta e inteligente, por alguna circunstancia, terminamos perdiendo la apuesta, sintiendo una amarga sensación de haber padecido una injusticia a la que no tenemos a quien reclamar.

En poker es muy común ver jugadas en las que se puede entrar en tilt y se pone a prueba el sistema nervioso y la paciencia del jugador, por ejemplo:

Tengo AA y mi rival lleva 7-9 , estamos en el Turn(4 cartas sobre la mesa) y el board es: 5-6-A-K
Apuesto todas mis fichas con mi trío y él me iguala enseñándome su mano en la que sólo valen 4 cartas, los 4 ochos de la baraja para ganar cazando una escalera, las probabilidades que tenemos de ganar son 91% contra su paupérrimo 9%.
El river(quinta carta)  trae un 8 y el montón de fichas que había en el centro de la mesa y que pensaba que llevaban mi nombre se deslizan hacia el rival mientras a mí se me queda cara de ¿?WTF?

Es en este punto cuando un jugador demuestra si tiene una actitud profesional y científica, o por el contrario se deja llevar por el tilt y se vuelve impulsivo, precipitado y toma decisiones bajo un estado que le afecte negatívamente .
Para explicarlo anatómicamente voy a tratar brévemente el funcionamiento de parte de nuestro cerebro. En él, existen dos áreas con funciones bien diferenciadas que son el sistema límbico y el neo cortex. El primero es el relacionado con los impulsos más primitivos como la agresividad, el miedo, percepción de peligro. El segundo es el encargado de los datos, la ciencia y el raciocinio.

En la práctica el sistema límbico es el que hace que cuando percibimos un peligro nuestra respuesta sea : “CORRE”, o si nos van a atacar respondamos rápidamente :”PEGA UN PUÑETAZO”, y el neo cortex es el que nos ha echo ser capaces de crear un robot, mandarlo a Marte, que salga a tomar unas fotografías, se vuelva a la nave y viaje por el espacio de vuelta a la tierra.

Volvamos a la mesa de poker en la que estábamos y a sentirnos bajo la piel del jugador que acaba de perder esa mano que prácticamente tenía asegurada. Tenemos dos opciones. La primera, la fácil, es “tildarse” haciendo caso al sistema límbico y actuar de manera impulsiva, pensar que la probabilidad y la matemática son ciencias que no sirven para nada, apostar en cualquier circunstancia aunque sepamos que es desfavorable, jugar malhumorado, apostar más cantidad de la que creémos conveniente para recuperar lo perdido ante la injusticia divina,… y en definitiva tener la actitud de “…todo esto de la probabilidad y demás es una tontería porque la mano anterior lo ha demostrado…”
O bien la segunda opción que es no dejarse llevar por el tilt y seguir con la misma actitud científica que nos ha llevado al éxito y pensar que a la larga nos irá muy bien y que nuestro rival, aunque hoy se acueste feliz de lo “bien” que ha jugado, a la larga nos va a pagar los caprichos. Sonreír, pensar que la derrota forma parte del juego y que nadie gana el 100% de las veces.

Dejarse llevar por los impulsos es malo en el juego y en general en la vida, debiendo de actuar siempre con cabeza. Las consecuencias de dejarse llevar por el tilt pueden ser:

Sabemos como funciona nuestro cerebro y a qué áreas hacer más caso. Si pierdes injústamente y ves que te afecta, es mejor que pares de apostar y mañana será otro día. Dejarse llevar por el tilt a la larga te hará perder más dinero que todas las injusticias , no olvides que esas injusticias son hoy por mí mañana por tí, y que si pierdes algo inmerecídamente, otro día esa misma suerte te hará ganar. Si dejas que la derrota te afecte puede que no sólo te haga perder dinero, sino que por malestar contigo mismo duermas mal y pierdas horas de sueño que te influyan negatívamente en el rendimiento de las actividades diarias.

Los buenos jugadores tenemos que estar por encima de este tipo de emociones, y antes de saber cuánto o cómo apostar, debemos manejar nuestros impulsos y que no sean ellos los que nos manejen a nosotros. Así que si alguna vez vuelves a padecer las sensaciones de estar en tilt, piensa en lo que en realidad está sucediendo e ignóralo.

Fuente:http://opiniones-casas-de-apuestas.com/el-peor-enemigo-del-jugador-el-tilt/