bet365


 

Fiscalidad y tributación de las Apuestas Deportivas. Impuestos al apostar por Internet en España

Articulo publicado en la web http://apostar-y-futbol.com

 

Se acerca la fecha de rendir cuentas al fisco y se nos multiplican las dudas sobre qué impuestos hay que pagar por nuestras apuestas deportivas . En España, los contribuyentes estamos obligados a tributar nuestros beneficios en las apuestas por internet a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), pues para Hacienda computan como ganancias patrimoniales. Así que tendrás que incluirlas en tu declaración de la renta de este ejercicio fiscal y sumarlas a tu base imponible, donde se les aplicará la fiscalidad correspondiente a tu tipo marginal.

 

Esto es el resumen de la tributación que aplica a las apuestas deportivas en España a día de hoy, febrero de 2016 (corresponde al ejercicio fiscal 2015 y sucesivos si no hay cambios). Si sabes sobre fiscalidad te bastará con esto. Pero si eres como la mayoría de nosotros que a duras penas manejamos el programa PADRE o necesitamos de ayuda de algún gestor para confeccionar nuestra declaración, es posible que este primer párrafo te haya dejado con más preguntas que respuestas.

Por ello, nos hemos zambullido en internet y hemos analizado las respuestas de varios técnicos de la Agencia Tributaria . Si sigues leyendo el artículo hasta el final, verás que dejan bastante claro los aspectos principales que rodean al IRPF en las apuestas de fútbol y demás deportes al apostar online.

Para empezar, fijémonos que nos centramos esencialmente en la fiscalidad de las apuestas deportivas por internet. Si te gusta realizar pronósticos en la Quiniela , el Quinigol, y demás juegos gestionados por Loterías y Apuestas del Estado, estos tienen su propia normativa fiscal y funcionan de manera diferente. En cuanto a las apuestas realizadas en locales presenciales, bingos, casinos, y en general todas aquellas que no dejan rastro electrónico, Hacienda carece de medios para seguirlas y exigir su tributación. A efectos prácticos, se le hace muy difícil reclamar los impuestos no satisfechos –aunque nosotros como contribuyentes estamos en la obligación legal de abonarlos.

Los rendimientos de las apuestas como ganancia patrimonial

 

El IRPF español y la Ley del Juego consideran los beneficios de las apuestas deportivas como ganancias patrimoniales. Esto las convierte en un “paquete” separado de todos los otros conceptos por los que podemos tener ingresos, como las rentas del trabajo, los intereses bancarios, o los beneficios que tengamos en acciones, dividendos y fondos de inversión.

En cualquier caso, las ganancias al apostar se integran en nuestra base imponible, así que se les aplica nuestro tipo marginal. O sea, que terminaremos pagando por estos beneficios la tasa del tramo más alto que nos corresponda por el total de nuestros ingresos.

Los tramos para el ejercicio fiscal 2015 ha variado respecto al de años anteriores, y se rigen según la siguiente tabla confeccionada a partir de información publicada por la Agencia Tributaria para 2015:

Base imponible hasta (€)  Tipo Marginal
 12450  19.50%
 20200  24.50%
 34000  30.50%
 60000  38.50%
 más de 60000  46%

Sin perdernos en los detalles del complicadísimo sistema español de mínimos personales exentos de la base imponible, de deducciones diversas en la base liquidable, de desgravaciones por supuestos varios, de diferencias inexplicables entre autonomías y de otras abstrusas zarandajas, veamos un par de ejemplos para simples mortales:

La casuística es muy profusa y cada caso particular un mundo, así que para saber exactamente tu tipo conviene realizar una simulación con el programa PADRE o consultar a tu asesor fiscal -especialmente si eres el del banco de inversión de antes :).

¿Debe todo el mundo tributar por las ganancias en las apuestas deportivas?

Si eres un ciudadano con obligación de declarar tus ingresos en España, la respuestas es rotundamente sí . Está sujeto al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas todo aquel cuya residencia habitual esté en España, que para Agencia Tributaria es todo el que viva 183 o más días en nuestro país. Si pasas menos de ese tiempo dentro de nuestras fronteras, no tienes esa obligación porque Hacienda entiende que tienes tu residencia y tus obligaciones tributarias en otro país.

Excepcionalmente , si tu residencia es en España, existe solamente un caso en que podrías “librarte” de pagar impuestos, que en realidad no es una excepción sino una continuación de la norma general. Si tus ingresos anuales son inferiores al mínimo que dispone la ley para hacer la declaración de renta y además tus ganancias en apuestas deportivas no superan los 1000 euros, no tendrás obligación de presentar la declaración y tus ganancias no se verán afectadas por el tipo marginal. A efectos prácticos será como si no pagaras impuestos por tus beneficios al apostar.

Ahora bien, si tienes que realizar la declaración de renta por cualquier motivo, tendrás que incluir tus ganancias en la base imponible. Desde el  primer euro. Y si tus ganancias en apuestas superan los 1000 euros aunque no tengas otros ingresos en absoluto, tendrás que realizar la declaración de renta igualmente y pagar por todas ellas, incluso si no llegas al mínimo legal.

Tratamiento fiscal de las apuestas perdidas. Compensación de ganancias.

Al igual que sucede con las demás ganancias patrimoniales –acciones y otros instrumentos como fondos de inversión–, la Ley española permite compensar las pérdidas con los beneficios que se produzcan dentro del mismo año. Dicho de otro modo, si realizas apuestas de gran valor con las que has ganado en tus verdes 800 euros y has perdido en los rojos sólo 300, fiscalmente has ganado 500 euros y sólo pagarás impuestos por esta cantidad neta.

Por desgracia, no se pueden compensar pérdidas de varios años, ni tampoco las pérdidas podrás deducirlas de tu base imponible. Si este año tus análisis de fútbol no han sido buenos y te has dejado 500 euros en las casas de apuestas en lugar de ganarlos, Hacienda no te permitirá deducirlos de tus ingresos por otros conceptos como rentas del trabajo, beneficios por venta de acciones o fondos de inversión. Tampoco te permitirá consolidar estas pérdidas en tu IRPF de años posteriores, como sucede en el Impuesto de Sociedades.

Las apuestas no desgravan.

El mito del mínimo exento de IRPF

En España hay que declarar todas las ganancias. Todas. No hay ningún mínimo de beneficios en apuestas deportivas exento de pagar IRPF.

Existe una confusión en este aspecto muy popular entre muchos jugadores. Consiste en creer que los primeros 1000 euros están libres de impuestos y exentos de declaración. No es el caso. Esta confusión por desgracia se hace extensiva a numerosos tutoriales que circulan por internet, llevando a error a muchos apostantes. Es verdad que hay un límite para presentar ganancias por apuestas, pero no se interpretan de esta manera. Tal como explican los técnicos de la Agencia Tributaria , los 1000 euros de límite se refieren a la presentación formal obligatoria de la declaración en caso de no tener que hacerla por otros motivos, tal como comentamos más arriba.

En otras palabras: si has ganado más de 1000 euros con tus apuestas tendrás que presentar la declaración sí o sí y pagar tus impuestos, aunque no llegues al mínimo legal. Si has ganado menos de 1000 euros, entonces la presentación dependerá del resto de tus rentas y ganancias patrimoniales.

Si no retiro el dinero de la casa de apuestas ¿debo pagar impuestos también?

Desde luego que sí.

Aunque tu bankroll siga depositado en las casas de apuestas con las que trabajas, a efectos tributarios es una ganancia igualmente. A Hacienda le da igual que no lo hayas transferido a tu cuenta, es dinero tuyo desde el punto de vista fiscal y las ganancias computan de la misma forma.

¿Y sabe la Agencia Tributaria cuánto dinero he ganado con mis apuestas deportivas?

Es verdad que según la Ley, las casas de apuestas sólo están obligadas a dar parte de sus jugadores de manera sistemática a la Dirección General de Ordenación del Juego. Sin embargo, la Agencia Tributaria tiene la potestad de requerir los importes de las cuentas de cualquier jugador siempre que lo precise. Así que si no lo sabe, tiene la capacidad de saberlo siempre que lo desee.

En cualquier caso, como contribuyentes tenemos el derecho de solicitar a Hacienda nuestra información fiscal antes de realizar nuestra declaración y conocer los datos que obran en su poder. Aquí conviene aclarar que aunque a Hacienda no le conste alguna operación, tenemos la obligación como contribuyentes de declararlas igualmente. En ocasiones, estos “olvidos” se subsanan tras presentar nuestra declaración y podrían derivarse en un requerimiento para abonar estos importes en forma de paralela con sanción.

Y si no declaro mis apuestas online, ¿qué me puede suceder?

Si la Agencia Tributaria descubre que no has abonado tus impuestos sobre la renta relativos a las ganancias en apuestas, serás requerido a abonar tu deuda fiscal y se te impondrá una sanción por negligencia.

Tal como explica el técnico que citamos en el enlace anterior, esta sanción es de un mínimo del 50% de las cantidades que hayas dejado de tributar, siempre y cuando el inspector estime que sólo te has despistado y que no ha habido mala fe por tu parte. Existen algunos atenuantes y rebajas por pago acelerado si cumples prontamente con el requerimiento de Hacienda, que pueden terminar dejando la sanción en un 25% de tus beneficios. Pero no hay que contar demasiado con ello.

La tributación de las apuestas deportivas fuera de España y la huida de jugadores online

Fuera de España, los impuestos dependen como es lógico de la normativa fiscal de cada país. En Estados Unidos tienen una consideración similar como ingresos, y en otros países como Holanda o Alemania los contribuyentes no tienen que tributar sus beneficios por apuestas. Y mucho menos en los paraísos fiscales caribeños y también europeos.

En definitiva, la legislación española está diseñada para maximizar los ingresos de la Agencia Tributaria, a costa de los apostantes. Sin embargo, debemos preguntarnos si este diseño impositivo tiene sentido. Siendo sinceros, la mayoría de los apostantes recreacionales pierden dinero, y los profesionales del juego son ahuyentados por este tipo de legislación, especialmente los de póker . ¿Gana realmente el país recaudando directamente estos impuestos, o sería más rentable para el Estado recaudarlo mediante los gravámenes indirectos que generaría este dinero en manos de la sociedad?

La Ley del Juego ha restringido el mercado español de las apuestas deportivas a unas cuantas casas de apuestas seguras , eso sí, pero a costa de reducir el mercado y las oportunidades de expansión de la industria. Está expulsando a los profesionales y sin duda está desanimando a muchos de plantearse seriamente las apuestas y el juego más allá de un pasatiempo ocasional. Los que confeccionamos esta página, opinamos que se ha desperdiciado una oportunidad excelente de tener en nuestro país una nutrida y bien formada base de jugadores que ayude a impulsar una industria destinada a manejar en todo el mundo miles de millones de euros. Las ganancias potenciales para el país podrían ser órdenes de magnitud superiores.

Fuente: http://apostar-y-futbol.com/